Estilo de vida

Quiero enseñarte lo que desconoces de la meditación, escucha a tu cuerpo

IMG 0179

La meditación es una práctica que permite cultivar y desarrollar cierta cualidades humanas fundamentales, de la misma manera que otras formas de entrenamientos,como a tocar un instrumento de música o adquirir cualquier otra habilidad.

El arte de tranquilizar la mente, o meditación, es una técnica simple, extraordinariamente sencilla. Mucha gente la íntegra con facilidad en su vida diaria. En los últimos años, un creciente número de estudios científicos ha reconocido que es muy efícaz en el tratamiento de estrés o niveles bajos de energía.

La meditación ayuda a entrenar la mente para evitar distracciones no deseadas. Las técnicas de meditación pueden inducir a un estado de serenidad, a veces similar al sueño profundo. La mente y el cuerpo pueden relajarse del todo, y muchas personas descubren que meditar tan solo 20 minutos al día, les regenta igual que varias horas de sueño.

En numerosas partes del mundo se han utilizado diversas técnicas de meditación durante milenios. Los antiguos yoguis (practicantes de yoga) la describen como un tónico poderoso que aumenta la energía, rejuvenece las células y detiene los estragos del tiempo. La ciencia esta reconociendo que la meditación es una terapia eficaz. Se ha descubierto que puede reducir los síntomas de hipertensión arterial.

sea water nature person mountain girl 676104 pxhere.com

Disminuye la ansiedad, la depresión y mejora la memoria. Parece que la meditación nos aporta vigor, mejora el carácter y en algunos casos favorece las relaciones interpersonales.

Si queremos observar los mecanismos mas sutiles del funcionamiento de nuestro espíritu y actuar sobre ellos, es absolutamente necesario que afínemos nuestro poder de introspección.

A tal fin , tenemos que agudizar a la perfección nuestra atención de modo que se vuelva estable y clara. Entonces podremos observar el funcionamiento de nuestro espíritu, el modo como percibe el mundo, y entender los pensamiento. Consiste en hacerse con el control del espíritu, en familiarizarse con una nueva comprensión del mundo y en cultivar una manera de ser que ya no se halla sometida a nuestros esquemas habituales del pensamiento.

Hay que liberar al mono del espíritu

Empezaremos por calmar las perturbaciones de nuestro espíritu. Se podría comparar al espíritu con un mono que, al estar prisionero, se mueve tanto y de tal manera que el mismo se enreda aun mas, hasta que finalmente es incapaz de liberar de sus propias cadenas.

De los pensamientos surgen las emociones, después de los humores, y el comportamiento y, a la larga los hábitos y los rasgos de carácter. Todo aquello que se manifiesta de un modo tan espontáneo que no produce buenos resultados por si solo, del mismo modo que echar las semillas a lo loco no contribuye a dar una buena cosecha. Así pues, lo primero es dominar el espíritu, tal y como haría un campesino cuando prepara la tierra antes de echar en ella las semillas.

La meditación en casa

Practicar la meditación es muy sencillo. Busca un lugar tranquilo, templado, donde no te molesten. En general es mejor sentarse sobre el suelo o sobre un cojín firme, de entre 10 cm o 20 cm de grosor adoptando una posición en la que se esté cómodo. Resulta conveniente cruzar las piernas, o quizás prefiera sentarse en una silla, con respaldo recto, con las manos descansando suavemente sobre las rodillas y los pies fijos en el suelo. En general no es buena idea meditar acostado, porque puede inducirle a la somnolencia.

Ejercicio básico de meditación:

Hay muchas maneras diferentes de meditar. Yo te nombrare una de las que conozco, cada día empleo una diferente para poder ir conociendo mas técnicas. Tu prueba y encontrarás la que más te guste:

  • Siéntate derecho, cómodamente, que estés atento pero no tenso.
  • Mantén la espalda recta, alineada con la cabeza y el cuello, relaja el cuerpo.
  • Respira uniforme y profundamente. Concéntrate en tu respiración mientras aspiras y espiras: siente como sube y baja el abdomen, centra toda la atención en la respiración.
  • Si te descentras, deja el pensamiento pasar, y vuelve a tu respiración, tranquilamente, siente como sube y baja el estómago.
  • Si necesitas mas concentración, puedes cerrar los ojos.
  • Recomiendo hacerlo en principio, unos 10 minutos en la mañana, y unos 10 minutos en la noche.
  • Recupera paulatinamente la conciencia normal, no te levantes con brusquedad, mira al ambiente, estírate con suavidad, y puedes levantarte.

Sin comentarios

    Deje una respuesta

    Información básica sobre protección de datos Ver más

    • Responsable Elisabet Lorena Jorge Santana.
    • Finalidad  Moderar los comentarios.
    • Legitimación Tu consentimiento.
    • Destinatarios  Profesional Hosting.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.