Motivación

6 Consejos para vivir el presente y hacerle frente a la incertidumbre.

IMG 3977

Vivir el presente. En tiempos de incertidumbre.

Seguramente eres de los que te gusta tener la vida planeada, pero todo se ha dado la vuelta y no sabes ni siquiera qué pasará la próxima semana: ¿Es posible entonces disfrutar del presente y no temer al futuro?

Estás últimamente preocupándote por todo. Tu mente está constantemente pensando en lo que podría pasar, o que es lo que se puede hacer mejor y a la vez imaginando escenarios futuros que normalmente no llegan a ocurrir. No sólo te ocurre a ti, puedo decir que es un sentimiento generalizado, este caos mental se ha acentuado con la crisis del COVID.

Es inevitable pensaren lo que queda por venir. ¿La vacuna nos ayudará, mejoraremos, o seguiremos de rebrote en rebrote y cada vez mayor restricciones? ¿Cómo me afectará la crisis económica o las personas que me rodean? Son pensamientos que pululan sin freno por tu mente y que te roban la energía.

Bye piloto automático.

Decide poner fin ese punto en tu mente, algo va cambiar. De nada sirve angustiarse por lo que deparará el futuro, porque poco podemos hacer al respecto. ¿Cómo lográs trae tu mente al presente y centrarme en el día a día? Los maestros orientales lo han dicho durante siglos: practicar el mindfulness.

Hello mindfulness.

EL mindfulness o atención plena, consiste en vivir el momento presente sin que la mente esté perdida en otras cosas. ES la capacidad para dirigir la atención a lo que estás haciendo, pensado o está sucediendo a tu alrededor en ese mismo momento. Y te focalizas en eso sin juzgar, con una actitud de curiosidad. Ejemplo: es disfrutar cada mañana de tu café sin teléfono, ni tv, ni periódicos, a solas tu y tu taza. Prestando atención al aroma, mientras se hace, a los sonidos, a su gusto cuando lo bebes, pero también es notar un pensamiento que pasa por tu cabeza, observalo y sin juzgarte dejalo pasar.

¿Por qué nos ayuda?

“La incertidumbre provoca miedo o ansiedad porque tendemos al control, a querer saber con toda certeza cómo va ser el futuro y a que alguien nos asegure que todo va ir bien”, explica Mónica Esgueva, coach y una gran experta del mindfulness reconocida internacionalmente. Dadas las circunstancias, la atención plena, es una práctica muy beneficiosa para el cuerpo y la mente que se pueden realizar ahora. Ayudándonos a mantener el equilibrio sin dejarnos arrastrar por la angustia o el miedo al futuro.

¿Cómo se hace?

La atención plena nos ayuda a localizarnos en el presente en lugar de preocuparnos por lo que no está en nuestras manos. Centrarse en el presente es un entrenamiento mental, nada ocurrirá por magia. Tómalo como un momento para relajarte y disfrutar.

  • Agéndalo: Establece un momento del día para la practica del mindfulness, intenta que sea cada día a la misma hora y lugar.
  • Crea tu rincón de calma: Encuentra un espacio cómodo en casa para practicar. Puedes hacerlo tumbado o sentado, cómo tu prefieras.
  • Déjate guiar: Ayúdate de una app de Meditación como Puramente, o algún canal de YouTube, mi favorito es el de Marina Buedo, en su canal Medita con Marina Buedo, te van a ayudar mucho a desconectar de todo el estrés y aportarte relajación y calma mental.

Midfulness lo que dice la ciencia.

La Universidad de Harvard lleva desde los años 70 estudiando los beneficios de la práctica habitual del aquí y ahora.

  • Calma la mente. Es muy eficaz en algunos tratamientos, como para el estrés, la ansiedad, la depresión.
  • Previene dolencias. Meditar reduce la inflamación que está en el origen de diferentes enfermedades.
  • Cuida tu cerebro. Practicarlo una hora al día durante 8 semanas puedes mejorar la memoria el aprendizaje y al inteligencia emocional.
  • Genera empatía. EL mindfulness nos hace más compasivos.
IMG 3978

Aprender a estar más presente beneficia todos los ámbitos de la vida.

Relaciones. Nos relacionamos con nuestra pareja, familia o amigos poniéndonos en el centro. Intenta hacer lo contrario. Cuando hables con alguien, simplemente escucha, no estés pensando en qué vas a responder, escucha cada palabra.

Comida. El mindfulness te ayuda a adelgazar. ¿No me crees? Prueba a comer sin el piloto automático. Saborea la comida, nota la textura, incluso escucha como suena. Te saciarás y disfrutarás más.

Trabajo. Baja los niveles de estrés y concentrate a la vez con este ejercicio súper rápido y sencillo: cuanta atrás mentalmente desde 10 recreándote en cada número. Si te despistas, vuelve a empezar de 10.

Insomnio. Hacer un ejercicio de mindfulness antes de dormir ayuda a dejar pasar los pensamientos negativos que normalmente te mantienen despierto. El Mindfulness no consiste en bloquear pensamientos, sino en dejarlos fluir sin enroscarnos en las emociones negativas que generan.

Sexo. Cuando estés haciendo el amor, o te des placer a ti mismo, pon los 5 sentidos: ¿Qué notas al tacto? ¿qué escuchas? ¿que gusto tiene? Concéntrate en tus sensaciones.

Hijos. Cuando te sientas desbordado céntrate en tu respiración. Para 5 segundos y respira. Si tus hijos ya no son bebés, enséñales a hacer lo mismo. Tráelos al presente cuando los veas con el piloto automático. Preguntales qué están sintiendo en ese momento.

Pequeñas practicas de Mindful.

Para todos los gustos.

  • Pon una alarma, 3 veces al día para que te lo recuerde, parar un minuto para observar tranquilamente tu respiración.
  • Bebe un vaso de agua, notando su temperatura e imagina el manantial del que procede.
  • Antes de ir a dormir, relaja con todas las partes de tu cuerpo, ve de una a una, poco a poco.
  • Cuando pasees, fijate en todo lo que hay a tu alrededor, edificios, árboles, la gente que pasa, los olores, el color del cielo.
  • Si te viene un pensamiento negativo, no intentes apartarlo, nota que emoción te provoca, sin juzgarte.

Sin comentarios

    Deje una respuesta

    Información básica sobre protección de datos Ver más

    • Responsable Elisabet Lorena Jorge Santana.
    • Finalidad  Moderar los comentarios.
    • Legitimación Tu consentimiento.
    • Destinatarios  Profesional Hosting.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.